pago del ibi de la vivienda

¿Quién se hace cargo del IBI en un piso de alquiler?

Son muchas cuestiones legales las que se presentan a los inquilinos que alquilan una vivienda, especialmente en lo que respecta a sus obligaciones como arrendatarios y, en este sentido, a los límites de éstas. Uno de estos ‘lugares comunes’, especialmente en los últimos años, es el del pago del IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles). Y es que muchos inquilinos desconocen realmente si deben abonarlo o no.

Es importante tener muy en cuenta algunos conceptos para que todo quede más claro. El IBI, lo que antaño se conocía como contribución urbana, es un tributo que cobran los Ayuntamientos a los dueños de las viviendas o locales de negocio, independientemente de su tamaño, situación o ubicación.

Otro punto de interés es que, al firmar un contrato de alquiler de vivienda o de negocio, ambas partes pueden llegar a un acuerdo acerca del pago del IBI, el cual puede ser repercutido al inquilino, es decir, que éste asuma los gastos todos los años.

El tema puede resultar algo complejo porque la Ley de Arrendamientos  Urbanos 29/94, vigente desde el año 1995 hasta hoy, no establece que esta obligación deba estar a cargo del inquilino, aunque si se ha pactado así en el contrato de arrendamiento sí debe cumplirse.

Dentro del artículo 20 de la L.A.U, de 1994 y vigente hoy en día, se establece que las partes podrán pactar que los gastos generales asociados al mantenimiento del inmueble, así como sus servicios, tributos y otras cargas que no sean susceptibles de individualización y que correspondan al inmueble corran a cargo del arrendatario

Otro punto destacable es que en contratos de alquiler de vivienda que se hayan formalizado hasta el 9 de mayo de 1985, el pago del IBI es de obligado pago por parte del inquilino, siempre y cuando no se haya establecido en el contrato que sea el propio dueño de la vivienda quien abonará este pago obligado.

A raíz de los contratos realizados con anterioridad a esta fecha, el pago del IBI es obligatorio para el arrendatario en virtud de lo dispuesto en las Disposiciones Transitorias Segunda (apartado 10) y Tercera (apartado 9), de la Ley 29/1994 de noviembre en cuanto a arrendamientos urbanos se refiere.

En definitiva, cuando el arrendatario tenga el deber de pagar el IBI, bien sea porque el contrato sea anterior al 9/05/1985 o porque esté estipulado en el contrato, el arrendador del inmueble debe efectuar un requerimiento de pago del IBI al inquilino, donde se le notifique de manera fehaciente el importe y se acompañe de una copia del recibo. En caso de no ser abonado, el propietario puede iniciar un juicio de desahucio por falta de pago de las cantidades asimiladas a la renta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*