qué son las hipotecas multidivisa

¿Qué son las hipotecas multidivisa?

Antes del comienzo de la crisis, muchas entidades bancarias comenzaron a ofrecer diferentes productos que resultaban muy atractivos entre los clientes. Entre estos productos se encontraban las hipotecas multidivisa, de las cuales vamos a hablar en esta entrada.

Las hipotecas multidivisa son productos de alto riesgo, mixtos y bastante complejos para entender por parte de los consumidores. Además están expuestos a cambios en cuanto a tipos de interés que hace que haya que estar atentos en todo momento a ellos.

En su momento, la contratación de esta clase de producto ofrecía un crédito hipotecario a precios muy competitivos y condiciones, en principio, bastante ventajosas, lo que hizo que muchas personas se aventurasen a contratar estos productos.

Si una familia decidía contratar esta clase de hipotecas, se producía algo diferente a las hipotecas convencionales. Si recibían su sueldo en euros, el pago de las cuotas se hacía en una moneda diferente, normalmente yenes o francos suizos.

Esto hacía que el cliente pagaba las cuotas según el tupo de interés que tenía la moneda contratada. Mientras el índice de referencias de las entidades bancarias europeas es el Euribor, en las hipotecas multidivisa se usa el Libor, el cual tiene un tipo de interés menor al Euribor, lo que hacía que se pagase menos por la hipoteca.

Riesgos asociados a las hipotecas multidivisa

Hay que tener en cuenta que cuando se contrata una hipoteca en una moneda diferente que tiene una cotización que varía todos los días en la bolsa, el dinero que se le debe al banco es diferente también cada día.

Esto hace que las mensualidades no sean siempre las mismas y unos meses se pagará más que otros. Lo importante no son solo las mensualidades sino que si la cotización cambia demasiado, también lo hará la hipoteca en su totalidad y al final podría llegar a pagarse bastante más de lo que se pagaría con otra clase de hipotecas.

A ello hay que sumarle que la contratación de esta clase de hipotecas tiene un coste elevado dado que no se permite la subrogación del vendedor, teniendo que escriturarla como una nueva hipoteca.

Para finalizar, hay que recordar que en muchas ocasiones, las entidades bancarias nos recuerdan que el cambio de la moneda puede hacerse cuando se desee, aunque no es completamente cierto dado que solo se podrá hacer una vez al mes, previo pago de una comisión que suele estar en torno al 0,25%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*