ventana rota

¿Qué hacer si un inquilino causa destrozos en un piso?

Tener un piso en propiedad y alquilarlo puede ser una estupenda ayuda económica a final de mes para el propietario, pero esta situación puede convertirse en una auténtica pesadilla si el inquilino es molesto o incluso causa destrozos en el piso, ante lo que nos encontraríamos con un problema serio.

Es obligación del inquilino y del propietario revisar la casa el mismo día en el que se entregan las llaves y que todo esté tal y como aparece en el inventario que debería figurar en el contrato inicial. Se debe comprobar el estado del mobiliario, aparatos eléctricos si los hubiese, puertas, ventanas, suelos, etc.

Si el propietario detecta algún daño en la vivienda será  quien tenga que constatar estos desperfectos, dado que la carga de la prueba de la existencia recae exclusivamente sobre él si lo que se pretende hacer es una reclamación judicial. En este caso el propietario tendrá que demostrar los daños ocasionados cuando se finaliza el alquiler, pero además debe demostrar también que ha sido originado por un mal uso imputable al arrendatario.

En estos casos es muy aconsejable que el propietario saque fotografías antes de que un inquilino ocupe su casa, para tener una referencia visual y una prueba de cómo estaba la casa antes de la entrada de los inquilinos y cotejarlas con él cuando éste entregue las llaves de la vivienda.

Para reclamar legalmente los desperfectos, no tienen que haber sido debidos a un uso normal sino a causas que sean imputables al inquilino. Por ejemplo, un desgaste en el suelo no puede ser imputable, pero sí una rotura de una ventana.

Esto puede ser complejo porque cada elemento tiene sus propias características pero en resumidas cuentas, el inquilino debe responder de los daños que se hayan producido tanto por él como por las personas que hayan vivido en la misma casa, pero nunca tendrá que responder por el desgaste y uso provocado por el tiempo,

Asimismo por parte del inquilino es su obligación revisar concienzudamente la casa para conocer de primera mano el estado de la vivienda, enseres, camas, suelos, ventanas, puertas, conexiones eléctricas, etc.

Cuando el propietario está de acuerdo en que todo está correcto, en el mismo contrato  se puede añadir un anexo dando la conformidad de que todo está correcto y que con una firma, fecha y DNI dan por extinta su relación contractual sin ninguna deuda pendiente. Huelga decir que en caso contrario no se realizará ningún anexo y el propietario tendrá que tomar las medidas que estime oportunas, que lo más normal es consultarlo con un asesor o un abogado especializado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*