qué es un contrato de mediación inmobiliaria

¿Qué es un contrato de mediación inmobiliaria?

Un contrato de mediación inmobiliaria, también conocido como de corretaje, es aquel por el que una de las partes, mediador o corredor, se compromete mediante una remuneración estipulada a promover o facilitar la realización de contratos entre la otra parte contratante y terceros.

Aunque no se encuentra regulado en el Código de Comercio hay algunos colectivos que cuentan con cierta regulación, como sucede en el caso de los corredores de seguros o los agentes de la propiedad Inmobiliaria.

En lo referente a la forma que debe tener el contrato de mediación, se puede decir que existe una cierta libertad de forma, por tanto, el contrato puede celebrarse tanto de forma verbal como escrita.

A ello hay que añadir que puede llegar a haber supuestos especiales, como lo que ocurre con los agentes de la propiedad inmobiliaria, donde se tiene que dejar constancia escrita cuando el encargo cuenta con carácter de exclusiva. En este caso se puede realizar mediante lo que se denomina como nota de encargo.

Obligaciones del mediador

Cuando hablamos de las obligaciones que tiene un mediador en esta clase de contratos hay que enumerar unas cuantas de gran importancia como por ejemplo:

  • Debe guardar secreto en todo lo que esté relacionado con las negociaciones que se están llevando a cabo así como los nombre de las personas involucradas.
  • El mediador tiene la obligación de actuar con diligencia en su actividad en todo momento.
  • Debe cumplir todas y cada una de las cláusulas que aparezcan en el contrato. En su defecto debe ceñirse a lo que se establezca en los usos de comercio.
  • Debe ofrecer información puntual, precisa y veraz al cliente sobre el estado y la marcha de las gestiones que está realizando.

Por su parte, el cliente también tiene obligaciones. La principal es el pago de la remuneración acordada en el momento cuando finalice el contrato. El pago debe hacerlo siempre quien hizo el encargo.

Para finalizar, hay que recordar que el contrato puede extinguirse por diferentes causas, entre las que destacan:

  • Vencimiento del tiempo acordado.
  • Imposibilidad sobrevenida de poder realizar el encargo.
  • Fallecimiento o inhabilitación del mediador cuando sea persona física. (en caso de que sea el cliente quien fallezca o resulta inhabilitado, el contrato no se extinguirá, sin perjuicio del eventual derecho que tienen los herederos a continuar con él o a revocarlo)
  • Cumplimiento del encargo al que se había llegado a un acuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*