Qué es la plusvalía municipal

¿Qué es la plusvalía municipal?

En la venta de terrenos, pisos o inmuebles de segunda mano siempre suele acabar saliendo a colación el tema de la plusvalía. Con el transcurso de los años, todo piso o propiedad urbana que adquirimos en su momento habrá ganado valor.

Este ‘valor’ adicional está regulado a través de un gravamen gestionado por los aumentos. Nos referimos a la mencionada plusvalía municipal o Impuesto Municipal sobre el Incremento de Valor en los Terrenos de Naturaleza Urbana. Muchas cuestiones suelen surgir en este aspecto, ¿Cómo se calcula la plusvalía?¿Quién la asume?¿Qué datos necesito para saber lo que he de pagar?… en nuestro post de hoy intentamos aclararte algunas de las cuestiones básicas.

¿Quién se hace cargo de la plusvalía?

La plusvalía entra en juego siempre que una propiedad urbana cambia de manos, ya sea a través de una venta, una herencia, mediante una donación… la parte vendedora puede acordar con la parte compradora (o receptora) que sea ésta la que se haga cargo del pago de la plusvalía. No obstante, si esto no se explicita se entiende que es la parte vendedora la que asume al pago.

En general, siempre que no se den acuerdos entre las partes, se puede decir que en casos de compraventa de inmuebles urbanos (en los que se presuponen fines lucrativos) la obligatoriedad es de la parte que vende, mientras que en supuestos de herencias o donaciones es de la parte que compra.

Cómo se calcula la plusvalía

Ante la venta de un piso de segunda mano (el supuesto más habitual), el cálculo de la plusvalía se realiza a partir de una serie de datos:

  • El valor catastral del suelo: suele coincidir con el que aparece en el último recibo del IBI. También se puede localizar fácilmente en la oficina virtual del catastro.
  • Tiempo desde que compramos el inmueble.
  • Coeficientes y tipos impositivos aprobados por el ayuntamiento.

La ley establece que la parte vendedora (en la práctica, la que asume el pago de la plusvalía en la gran mayoría de los casos) ha de hacerse cargo de la misma en el periodo de los 30 días hábiles desde que se firma la escritura pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*