¿Qué debe tener una vivienda para la tercera edad?

¿Qué debe tener una vivienda para la tercera edad?

En esta noticia (http://cadenaser.com/ser/2014/11/18/sociedad/1416325323_807935.html ) puedes leer cómo España ya es el país más envejecido del mundo. Menos de 1,5 de cada 10 españoles tienen entre 10 y 24 años. De acuerdo con la ONU, para el 2050 el porcentaje de españoles con más de 65 años superará el 35%.

Este envejecimiento demográfico no sólo plantea retos obvios en lo que respecta al mantenimiento del estado del bienestar. El sector inmobiliario también se enfrenta al reto de tener que pensar en cómo van a ser los pisos que van a ocupar los que, en 2050, tengan más de 65 años.

En este sentido, ¿cómo serán esas viviendas? Ernesto Ruíz Merino, consejero delegado de Ferris Hills, apunta en este artículo que la clave está en combinar las ventajas de una residencia de la tercera edad (posibilidades de atención sanitaria las 24 horas, servicios de gimnasio-spa y fisioterapia, espacios amplios, …) con los de una segunda residencia costera.

En cuanto a las características constructivas, los accesos deben estar plenamente adaptados para personas con movilidad reducida, con rampas combinadas con escaleras escuetas y de escalones amplios pero poco elevados. En este sentido, el ancho de las puertas de acceso al edificio, los accesos de pasillos y zonas comunes, así como las puertas de la propia vivienda deberían tener más de 80 centímetros de ancho.

Los pasillos deben ser altos y bien iluminados, debiendo contar, además, con agarraderas y barandillas de apoyo situadas estratégicamente a lo largo de todo su recorrido. Estas estructuras también han de situarse en la cocina y, especialmente en los baños, junto a la bañera y el WC.

Asimismo, en los espacios de uso diario como la cocina, se debe reducir en la medida de lo posible la presencia de encimeras e islas. Los cajones nunca deben encontrarse demasiado elevados y se han de instalar con pomos y asideras que permitan una manipulación sencilla.

En cuanto a los servicios, como señalábamos anteriormente, las promociones residenciales que se lleven a cabo con la tercera edad en mente deberían contemplar la instalación de espacios comunes dedicados a la salud, el ocio en común y la atención sanitaria. Del mismo modo, se deben plantear medidas para que los ancianos puedan ponerse en contacto con servicios de asistencia médica de 24 horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*