¿Qué buscan en un piso los universitarios?

¿Qué buscan en un piso los universitarios?

Gaudeamus igitur, iuvenes dum sumus. De acuerdo con los datos que maneja el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (http://www.mecd.gob.es/ ), en España hay aproximadamente 1.440.000 estudiantes universitarios, de los cuales en torno a cinco de cada diez viven fuera de su lugar de residencia habitual. Con el final del curso lectivo, el final de la actividad en los institutos y el inicio de los plazos de matriculación en las diferentes universidades españolas llega, asimismo, la búsqueda de pisos y alojamientos para estudiantes de cara al inicio del curso.

A la hora de alquilar un piso a universitarios, es necesario que los propietarios sigan una serie de consejos que hagan más sencilla la entrada y la gestión del piso por parte de los universitarios.  Para empezar, si quieres empezar a moverte y poner tu piso en el mercado estudiantil, el timing es esencial. En este sentido, mayo, junio y julio son los meses en los que se cierran la gran mayoría de los alquileres de cara a septiembre (por cierto, casi nueve de cada diez estudiantes encuentran su piso en la red).

Desde OCU Consumity se pone de manifiesto que es necesario que el contrato incluya un inventario detallado, con fecha y firma detallada en todas y cada una de sus páginas, de cara a garantizar que el piso se deja igual que se recibe por parte de los estudiantes.  En este sentido, los pisos deben entregarse amueblados con lo básico, es decir, con mobiliario funcional esencial y los equipos imprescindibles (lavadora, nevera, microondas, TV…) para el día a día.

La duración del contrato para un piso de estudiantes, lo normal es que se pacte con el titular o los titulares por la duración del curso académico, con la posibilidad de renovación automática una vez que éste concluya, de cara al siguiente, si las partes están de acuerdo. Los expertos recomiendan que el precio por inquilino nunca supere la barrera de los 350-400 euros y que en él se incluyan todos los gastos de la vivienda.

El propietario también debe evaluar si le interesa alquilar el piso completo o hacerlo por habitaciones. Al alquilar un piso entero nos atenemos en lo que establece la Ley de Arrendamientos Urbanos, mientras que al hacerlo por habitaciones por separado estamos sujetos a lo expuesto en el Código Civil. Esta última modalidad, entre otras cosas, permite al inquilino subarrendar habitaciones si no se determina lo contrario en el contrato firmado y permite mayor flexibilidad, especialmente en lo relativo a la duración del mismo.

Por otro lado, el propietario está menos cubierto desde el punto de vista legal y tiene que encargarse de buscar nuevos arrendatarios en caso de baja. Pese a todo, las estadísticas muestran que los inquilinos, especialmente los universitarios, prefieren esta modalidad que, además, presenta unos niveles de morosidad mucho menores.

Si estás buscando alquilar tu piso, en Tuinper ponemos a tu disposición la plataforma inmobiliaria de referencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*