funciones de un administrador de fincas

Misión y funciones de un administrador de fincas

Cada vez son más comunidades de vecinos los que contratan los servicios de un administrador de fincas, profesionales que tienen unas funciones determinadas que contribuirán al buen devenir de la comunidad vecinal.

Según el artículo 13 de la Ley de Propiedad Horizontal 49/160 (modificada posteriormente por la Ley 8/1999) las comunidades de vecinos no están obligadas a contratar un administrador de fincas. Pero esto es bastante recomendable, sobre todo porque el administrador de fincas es ajeno o ajena a la comunidad, por lo que a la hora de gestionar y administrar las tareas de la finca y mediar en las diferencias vecinales habrá una completa imparcialidad.

Funciones de un administrador de fincas

Podemos distinguir entre dos funciones principales, la administración de fincas arrendadas y la administración de fincas de propiedad. Aunque son muchas las funciones que tienen en ambos casos, vamos a reseñar las más destacables.

Fincas arrendadas

  • Cobro de la renta y actualización de la misma.
  • Selección del arrendatario así como constitución de la fianza, redacción y posterior firma del contrato.
  • Obtención de la cédula de habitabilidad.
  • Gestionar el traspaso de locales comerciales en caso de que los hubiese.
  • Gestión del pago de los gastos e impuestos, incluido IVA y aplicación de las retenciones sobre el IRPF.
  • Liquidación a los propietarios.
  • Gestión sobre el cobro a morosos.
  • Asesoramiento a los vecinos sobre cualquier gestión en el arrendamiento.
  • Llevar el tema de obras de reparación o mejora del inmueble.

Fincas de propiedad

En este caso, al administrador de fincas le corresponden las obligaciones que se han fijado en el artículo 20 de la Ley de Propiedad Horizontal, entre las que destacan:

  • Atender a la conservación de la casa.
  • Preparar todo lo relacionado con el plan de gastos/ingresos.
  • Llevar a cabo los acuerdos adoptados en lo relacionado con obras, realizar los pagos y también los cobros.
  • Realizar los cometidos que le asigne la Junta.
  • Controlar a los proveedores.
  • Actuar como Secretario de la Junta, custodiando toda la documentación.
  • Velar por el correcto régimen de la casa así como las instalaciones y servicios.
  • Mantener la buena convivencia entre los vecinos.
  • Dar parte a la compañía de seguros de los siniestros.
  • Llevar una correcta contabilidad.
  • Advertir de la morosidad.
  • Asesorar a la comunidad.

Para finalizar, hay que recordar que cuando el administrador de fincas actúa como Secretario de la Comunidad, de acuerdo con el Presidente, debe ser quien convoque la junta así como asistir a la reunión, la cual suele dirigir. También redactará el acta y llevará a cabo las notificaciones que sean necesarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*