mediaciones hipotecarias

¿Qué son las mediaciones hipotecarias?

El momento de incertidumbre económica que, afortunadamente, parece que estamos dejando atrás ha hecho que los ingresos medios de muchas familias se hayan visto reducidos de manera más o menos drástica.

Esta situación ha hecho que muchas de las hipotecas que se solicitaron en su momento se hayan convertido en una losa para muchas personas, que vieron cómo la coyuntura económica negativa a nivel global se trasladaba con dureza a la realidad de las economías domésticas.

Las mediaciones hipotecarias juegan un papel muy importante en estos casos, dado que la situación obliga a muchas entidades financieras a emprender acciones frente a los impagos.

La mediación puede llegar a ser una gran ayuda de gran valor para poder llegar a acuerdos entre deudores y la entidad que haya concedido la hipoteca. La finalidad no es otra que intentar conseguir un consenso entre ambas partes y poder reestructurar las deudas o incluso llevar a alguna clase de acuerdo ventajoso para ambas partes como puede ser la conocida dación en pago, el alquiler social o el incremento de los periodos de carencia entre otras.

Con la intervención de la mediación hipotecaria se puede llegar a reducir el sobreendeudamiento hipotecario y, en algunos casos, salvaguardar la vivienda principal de los solicitantes de la inversión. En este caso, hay que destacar que a esta clase de servicios pueden acudir todas aquellas personas que se encuentran en determinada situación.

Normalmente los requisitos son que la vivienda sea la residencia habitual y única en propiedad, que la cantidad del préstamo hipotecario no supere los 350.000 euros atendiendo al valor del inmueble, independientemente de si existe o no un proceso judicial en curso (y siempre y cuando se mantenga la titularidad de la propiedad) y se pide que la persona afectada haya fracasado en todos sus intentos de conseguir renegociar su deuda con la entidad que le concedió el préstamo.

Un servicio de mediación hipotecaria estudiará la capacidad económica de la unidad familiar que no puede hacer frente a la hipoteca y propone en su nombre y ante la entidad financiera las diferentes alternativas para poder liquidar la deuda contraída.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*