suelos para baños

Las mejores opciones de suelos para baños

A la hora de reformar un baño, uno de los aspectos que más hay que tener en cuenta es el suelo. Podemos elegir entre muchas opciones que se adaptarán a nuestros gustos, condiciones del baño y, sobre todo, a nuestro bolsillo. Entonces, ¿cuáles son las principales opciones?

Madera natural

La madera natural es una de las principales alternativas, dado que produce una gran calidez, aunque hay que decir que es bastante delicada y hay que elegir una madera que esté tratada especialmente contra la humedad.

De lo contrario, podría combarse con el tiempo y tendríamos que gastar bastante dinero en arreglarla.

Suelos vinílicos

Los suelos vinílicos son otra de las opciones que hay en el mercado para revestir el suelo. Este material sintético es bastante barato y fácil de instalar, siendo esta una de sus principales características.

Destaca también porque podemos encontrarlo imitando a diferentes texturas como madera, piedra, mármol, etc. El punto en contra es que si no está bien colocado, puede afectarle la humedad; además, pueden rayarse con facilidad y les afectan mucho los productos químicos fuertes.

Suelos laminados

Con mucha más calidad destacamos el suelo laminado para baño, fabricado en materiales sintéticos y reciclados, con un alto índice de resistencia a la humedad.

Esta clase de suelos ofrecen variedades que son muy parecidas a la madera natural y destacan por su bajo mantenimiento, fácil limpieza y por tener una gran robustez y durabilidad.

Suelos de gres

El gres es un clásico entre los clásicos y es uno de los revestimientos más extendidos en la actualidad. Son una formidable opción para el suelo de nuestro baño dado que la humedad no les afecta, son muy duraderos y podemos encontrar infinidad de modelos diferentes en el mercado.

Piedra natural

Si queremos algo más caro y elitista podemos optar por los suelos de piedra natural, ideales para un baño que tenga decoración rústica, consiguiendo un aspecto como de baño de revistas de decoración.

Los suelos de piedra natural resisten a la perfección la humedad aunque son bastante resbaladizos y hay que someterlos a un proceso de texturización para conseguir una superficie ligeramente rugosa. Los puntos en contra son su precio, que es bastante alto y la dificultad para colocarlo.

Mármol y granito

Finalizamos con dos opciones también muy presentes en los baños desde hace mucho tiempo, el granito o el mármol. Son piedras naturales a las que no les afecta la humedad y tienen una gran resistencia; de hecho, pueden llegar a aguantar muchos años y su mantenimiento es relativamente sencillo.

Los puntos en contra son su precio y que su colocación resulta más cara que otra clase de materiales aunque el resultado final es sencillamente espectacular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*