alquiler con opción a compra

La popularidad del alquiler con opción a compra

El alquiler con opción a compra se ha asentado en España en los últimos años. Una opción que antes no era especialmente explotada (o se compraba o se alquilaba, sin fórmulas alternativas) se ha popularizado durante los años en los que la crisis económica convirtió la compra de pisos en poco menos que una inversión ‘suicida’.

El contrato que se establece es de tipo mixto, es decir, incluye el arrendamiento, por un lado, y el de compraventa. El inquilino se compromete a ocupar la vivienda en alquiler durante un periodo de tiempo, tras el cual puede ejercer su derecho a compra del mismo. Dicho documento establecerá si la renta pagada hasta la fecha se descontaría total o parcialmente del precio final de venta.

Por la particularidad de este contrato, a caballo entre la compra y el arrendamiento, se aconseja a los propietarios y posibles compradores dejarse asesorar por un abogado, que pueda estudiar y redactar de la manera más justa y exacta posible las cláusulas del contrato, de manera que no queden flecos.

Este contrato debe incluir, necesariamente, una serie de cláusulas y aspectos, muy bien especificados y aclarados:

  • Tiempo máximo en el que el inquilino puede vivir de alquiler en la vivienda y tiempo durante el que podrá ejercer su derecho a la compra.
  • Renta mensual.
  • Quién se hace cargo, durante el periodo de arrendamiento, de gastos como la comunidad, averías, reformas en la casa…
  • Explicitar que la vivienda se le venderá al inquilino si, pasado el periodo anteriormente mencionado, sigue interesado en ejercer su derecho a compra (vamos, que el propietario no se echará atrás ni buscará ofertas al alza).
  • Se ha de dejar muy claro cuál será el precio final de compra de la vivienda (incluyendo la parte de la renta que a él se aplica).
  • Prima inicial para poder ejercer el derecho de adquisición del piso.

Pese a que la variación del índice de precios al consumo permite que el alquiler se toque a lo largo del tiempo, el precio de venta de la vivienda ha de permanecer inalterado. Si el inquilino lo desea, puede ejercer su derecho a la compra del inmueble antes de que termine el periodo establecido en el contrato.

En próximas entregas te hablaremos de las ventajas y también inconvenientes que presentan este tipo de contratos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*