hipotecas a interés fijo vs hipotecas a interés variable

Hipotecas a tipo fijo vs hipotecas de interés variable

¿Hipotecas a tipo fijo a interés variable? Esa es una de las preguntas clave para muchas personas dado que una casa no es un gasto trivial sino que puede suponer “casarse” con una entidad financiera durante cierto tiempo a determinadas condiciones, que no siempre son ventajosas.

Debemos tener en cuenta que el tipo de interés fijo tendrá vigencia hasta que se salde el préstamo solicitado, mientras que con el interés variable cambiará según se haya pactado en el contrato y se irá ajustando, puede que trimestral, semestral o anualmente. Para ello el banco utilizará una referencia y después sumará el porcentaje que también se haya pactado en el contrato.

Elegir entre un tipo de interés fijo y otro variable va a depender sobre todo de las expectativas que se tengan en relación a los tipos de interés que haya o vaya a haber en el mercado.

Por ejemplo, si las expectativas son que los tipos de interés van a subir en un corto plazo de tiempo y después se mantendrán estables en un plazo medio/largo, lo mejor es aceptar un tipo de interés fijo dado que si con estas perspectivas elegimos un interés variable, es posible que al final acabemos pagando muchos más intereses.

Por el contrario, si las expectativas son a la baja, todo funcionaría a la inversa, aunque el mejor paso que podemos dar antes de decidir por un tipo determinado de interés es contar con el asesoramiento de un especialista ajeno a la entidad bancaria para que nos aconseje y pueda prever cuáles son las expectativas en el futuro.

En cuanto al tipo variable, hay que tener precaución al pactar el tipo de referencia. Lo mejor en estos casos es usar como referencia el Euribor a un año, evitando aceptar el IRP del conjunto de Entidades, una referencia para préstamos hipotecarios.

Se trata del tipo medio de los préstamos hipotecarios a más de tres años para adquirir una vivienda libre y puede llegar a ser bastante superior al Euribor dado que para calcularlo se hace obteniendo medias de tipos que tiene a base de tupo de referencia más el diferencial de bancos y cajas, lo que hará que el tipo de referencia sea notablemente superior.

Para finalizar, antes de dar el paso y firmar nada, la mejor opción es buscar asesoramiento especializado, aunque nos cueste dinero, a la larga será una buena jugada y no tendremos que pagar más intereses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*