compraventa de viviendas en españa

¿En qué consiste el método bumping?

En los últimos tiempos el término ‘bumping’ asociado a la vivienda y su seguridad ha saltado más a la palestra que de costumbre. Pese a que este método empleado por los amigos de lo ajeno no es nuevo, lo cierto es que en los últimos meses este método para abrir cerraduras sin forzarlas está viviendo una ‘segunda juventud’.

Por su rapidez, sencillez y por lo desprotegidas que están un gran número de puertas ante esta técnica, el bumping se ha convertido en, probablemente, el método más empleado para abrir puertas por parte de los ladrones.

Fue a principios de la década del 2000 cuando esta técnica, empleada en su origen por los cerrajeros en los países nórdicos para el desbloqueo sin forzar de los cilindros de una cerradura, se empezó a usar con fines ilícitos.

La técnica es extraordinariamente sencilla, ya que consiste en situar una llave en la cerradura a forzar para, mediante un golpeo con un objeto más o menos contundente (un martillo en la mayoría de los casos), separar los pistones de los contrapistones y, de esta manera, permitir que la llave gire libremente y sin oposición. .

Esta técnica es especialmente popular entre los ladrones, ya que permite entrar a las casas sin hacer prácticamente ruido, por lo que se pueden llevar a cabo los robos en fracciones de segundo. De hecho, los expertos estiman que bastan tres segundos para abrir una puerta mediante el bumping.

El problema fundamental que existe, tanto en nuestro país como a nivel continental, es que muchas de las cerraduras existentes en las viviendas son susceptibles a ser forzadas mediante este método.

Los expertos recomiendan sustituir las cerraduras tradicionales de cilindros mecánicos por cerraduras conocidas como ‘antibumping’ o, en este sentido, por cerramientos electrónicos, en ambos casos mucho más complejas de violar.

Según diferentes especialistas, se cree que con el método bumping antes descrito se pueden abrir alrededor de 5 de cada 10 puertas instaladas en nuestras viviendas (algunos dicen que hasta el 80%), especialmente las más antiguas u obsoletas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*