¿En qué consiste el feng shui?

¿En qué consiste el Feng Shui?

Seguramente hayas oído hablar en alguna ocasión de un concepto como el Feng Shui (http://es.wikipedia.org/wiki/Feng_shui ). Esta particular filosofía estética se fundamenta en la creencia de que existe una fuerza vital que nos rodea (chi) y que se ve alterada, en nuestro beneficio o en nuestra contra, en función de aspectos como la orientación, las características de un terreno o el uso del espacio.

Por esta razón, esta serie de principios (una muestra de sentido del sentido común chino aplicado al día a día) se aplican especialmente al terreno de la decoración en la vivienda. En esta milenaria escuela de pensamiento (tiene unos 4.000 años de vigencia) influye mucho la intuición de la propia persona.

Uno de los principios del Feng Shui se basa en el equilibrio y la serenidad. Esto lleva a apostar por un minimalismo en la decoración, en pro de la creación visual de amplitud y la armonía, y un uso adecuado de las tonalidades y colores más suaves, tanto en mobiliario como en paredes.

El Feng Shui, asimismo, le da una importancia fundamental a los accesos de la casa. Tanto la puerta principal como las de entrada a los diferentes espacios y habitaciones han de ser amplias y estar suficientemente iluminadas (preferentemente de manera natural), para que las personas que acceden al hogar se sientan bienvenidas.

En los principios de decoración aplicados al Feng Shui se encuentra la necesidad de que los pasillos que conectan las diferentes estancias de la casa no sean excesivamente estrechos ni prolongados. Por tanto, tampoco se deben abigarrar con muebles u otros elementos decorativos que interrumpan el paso.

En el dormitorio, la cama debe situarse, preferiblemente, en el centro de la habitación. Es necesario que apostemos por la luz natural y, en el caso de la artificial, que sea más bien indirecta. Por las mencionadas razones de equilibrio y búsqueda de la armonía, es necesario que la decoración del dormitorio no esté muy recargada y que, en esta línea, no se cuente con una gran cantidad de aparatos eléctricos y similares que puedan perturbar nuestro descanso.

En cuanto al baño, el Feng Shui establece que nunca ha de situarse el WC frente a un acceso, sino oculta en cierta medida tras la puerta. Del mismo modo, es necesario que se usen colores suaves (como el azul, por ejemplo) que invitan a la relajación y sugieren pureza e higiene.

Como ves, los principios de decoración del Feng Shui (que hoy te hemos resumido mucho y de manera muy ligera), son una forma de aplicar un criterio de orden, higiene y sentido común a la organización de los elementos estructurales y decorativos de una vivienda ¿Te atreves a ponerlos en práctica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*