pago de la vivienda en españa

El pago de la vivienda ocupa el 32% del presupuesto familiar

Está claro que los destinados al pago de la vivienda (en propiedad o alquiler) son los más elevados a los que una persona tendrá que hacer frente a lo largo de su vida. En este sentido, en España las partidas asociadas a la intendencia en los pisos (muebles, por ejemplo) ha sido una de las que más ha crecido, mientras que el dinero que las familias y usuarios en España tienen que destinar al pago del piso, propiamente dicho, ha descendido de manera apreciable.

Presupuestos familiares y vivienda

De acuerdo con los datos de la encuesta de presupuestos familiares elaborada por el Instituto Nacional de Estadística, el gasto medio por hogar se incrementó en el 2015 en términos corrientes un 1,4% en España, hasta alcanzar los 27.420 euros.

El apartado destinado a mobiliario, equipamiento y otros gastos de la vivienda experimentó en nuestro país un incremento del 5,9%, lo que se traduce en unos 65 euros anuales más, de media.

El gasto propiamente dicho en vivienda (es decir, hipotecas, alquileres…) unido a agua, electricidad y combustibles cayó un 0,4%. Es decir, unos 37 euros al año menos. Esta partida, con un gasto medio de 8.710 euros al año, representa la más abultada entre las que tiene que hacer frente un hogar medio en España.

La partida más cuantiosa

Al pago de la vivienda y el mantenimiento de sus servicios básicos se destina el 31,8% del presupuesto familiar total. Desde el año 2006, en el que el INE comenzara a realizar esta encuesta de presupuestos familiares, el gasto asociado al pago y mantenimiento de la vivienda ha pasado de representar el 24,9% del presupuesto, al casi 32% actual.

Una subida cercana a los siete puntos porcentuales. País Vasco, Comunidad de Madrid y Comunidad Foral de Navarra son las tres comunidades autónomas españolas en las que el gasto medio por persona (general, no sólo referido a vivienda) fue más elevado.

Canarias, Extremadura y Andalucía son las tres comunidades autónomas en las que, por el contrario, el gasto medio por habitante se situó en el extremo más bajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*