construcción en europa

El ajuste inmobiliario ha terminado

El ajuste inmobiliario ha terminado. Así de tajante (y optimista) se muestra el Banco de España.  El principal regulador del sistema financiero español considera que la larga travesía por el desierto del ‘ladrillo’ en nuestro país ha tocado, finalmente, a su fin.

En su último boletín económico, el BDE apunta que al inicio de presente año se ha confirmado la recuperación de la inversión residencial que comenzó un año antes. En efecto, en enero se registró un crecimiento interanual del 39% en los visados para obra nueva residencial y las transmisiones de viviendas confirmaron su ritmo positivo del año precedente.

Según el informe de la Fundación de Estudios Inmobiliarios del BDE, la demanda de vivienda en España presenta signos esperanzadores de estabilización y mejora, apoyada en las operaciones de compraventa protagonizadas por ciudadanos extranjeros y, más recientemente, por la recuperación del consumo nacional.

transacciones de vivienda bde

Fuente: bde.es

Desde el Banco de España se establecen como los principales signos de estabilización del sector inmobiliario y de la construcción en España los siguientes:

  • El número de viviendas visadas se estabiliza.
  • Tras siete años de desplome, la inversión residencial se recupera.
  • El empleo en el sector de la construcción vuelve a crecer de nuevo.
  • El precio de los pisos volvió en el 2014 a la senda alcista.

Sin embargo, no todo en esta recuperación son signos positivos. El principal obstáculo que se cierne sobre la plena mejora del sector inmobiliario en España está, de acuerdo con el organismo regulador, en la lentitud con la que se está desarrollando la absorción del stock de vivienda sin vender en nuestro país.

El BCE estima que los principales desequilibrios a este respecto se encuentran en determinadas zonas costeras de España, en las que se cometieron más “excesos” durante la época más expansiva.

pisos sin vender bde

Fuente: bde.es

Desde al Banco de España se apuntan otras condiciones que parecen describir un escenario halagüeño para el sector inmobiliario en España. Estos son, entre otros, las mejoras de las cifras de empleo, el repunte del consumo de los particulares y las familias en nuestro país, así como las mejores condiciones para la concesión de créditos para la compra de vivienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*