calefaccion en el hogar

Diferentes sistemas de calefacción para el hogar

Pese a que, en pleno verano, puede parecer antitético lo cierto es que estamos en un momento ideal para adquirir una buena calefacción para nuestro hogar y prepararnos para pasar un invierno cálido sin necesidad de gastar una gran cantidad de dinero, pero… ¿qué clase de calefacción puede ser la mejor para mi hogar? En esta entrada vamos a sintetizar algunos de los sistemas de calefacción más utilizados actualmente.

Bomba de calor

Normalmente se usan para el aire acondicionado y sirven para calentar la casa durante el invierno. Cuentan con un consumo reducido, son eficientes energéticamente y podemos encontrarlas principalmente de dos modelos, las bombas de calor de aire y las de calor geotérmicas.

Calefacción por suelo radiante

Es uno de los sistemas más caros que existen porque hay asumir importantes obras. El calor se reparte desde el suelo y es bastante lento para calentar la casa pero es muy efectiva y además nos ahorrará tener que colocar radiadores.

Caldera de gas con radiadores de agua

Es un sistema muy eficiente, cómodo, barato y quizá es uno de los más extendidos dentro de los hogares españoles, especialmente en aquellos donde llega el gas ciudad o natural, propano, gasóleo, etc.

Estufas de leña o pellets

Se trata de un combustible ecológico y muy barato, aunque las estufas no lo sean tanto. Requieren un mantenimiento periódico para su buen funcionamiento y podemos encontrar modelos que calientan una sola estancia de la casa o toda ella mediante un sistema de canalización de aire.

Caldera de biomasa con radiadores de agua

Esta clase de calefacción puede usarse con diferentes combustibles orgánicos, como por ejemplo pellets, astillas, leña, etc., siendo un combustible muy barato, aunque como ocurre con las estufas de pellets, el dispositivo en sí es bastante caro.

Radiadores eléctricos

Los podemos encontrar móviles o mediante anclajes que permiten ser fijados a cualquier pared. Este sistema de calefacción para el hogar es muy barato y sencillo de instalar aunque puede llegar a consumir bastante energía eléctrica, no siendo muy recomendable en lugares donde haga demasiado frío, porque la factura de la luz podría llegar a ser bastante alta.

Acumuladores de calor

Estos dispositivos están preparados para funcionar durante mucho tiempo sin necesidad de realizarles ningún mantenimiento aunque sí deben ser revisados al menos una o dos veces al año. Son muy efectivos aunque hay que colocar varios acumuladores repartidos por la casa para mejorar su efectividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*