firma de contrato de alquiler

¿Debo inscribir el contrato de alquiler en el registro de la propiedad?

La Ley de Arrendamientos Urbanos ha sufrido muchos cambios en los últimos años. Algo que, por el contrario, ha permanecido inalterado en este tiempo es el hecho de que no existe obligación de inscribir el contrato de alquiler en el Registro de la Propiedad. De hecho, la gran mayoría de contratos que se firman no se llegan a registrar; no obstante, hacerlo puede llegar a tener una serie de ventajas, aunque también algún pequeño inconveniente.

Una de las principales ventajas que proporciona registrar el contrato de alquiler en el Registro de la Propiedad es contar con protección jurídica, tanto para el propietario del inmueble como para el inquilino.

Ventajas del registro del contrato para el propietario

Entre las ventajas que obtiene el propietario del inmueble se encuentra la posibilidad de incluir una cláusula que le permita poder recuperar de manera inmediata el uso de su vivienda en caso de que el inquilino no pague la renta acordada en el contrato.

En el caso de que el propietario no consiga cobrar puede requerir al inquilino, mediante un notario o vía judicial, que le abone lo adeudado. De no hacerlo en 10 días el propietario podrá comenzar un proceso de desahucio.

Esta medida es una de las que más comunes se han vuelto para los propietarios de inmuebles en caso de no haber acuerdo con el inquilino por una morosidad continuada.

Ventajas del registro del contrato para el inquilino

Tal como comentamos, el inquilino también encontrará diferentes ventajas a la hora de formalizar el registro, como por ejemplo tener la completa seguridad de que la persona que le alquila el piso es el auténtico propietario, con lo que se evita cualquier clase de fraude.

En caso de que, durante la vigencia del contrato entre propietario e inquilino, el primero venda el inmueble el nuevo propietario está obligado a someterse a todas las condiciones especificadas en el contrato firmado por el anterior propietario hasta la finalización de su vigencia.

Asimismo, el arrendatario contará siempre con derecho de adquisición preferente en caso de que el propietario quiera vender la vivienda aunque, en este caso, el inquilino puede renunciar a este derecho.

Además de las ventajas para ambos, el hecho de registrar el contrato de alquiler en el Registro de la Propiedad también tiene sus desventajas como, por ejemplo, el papeleo que implica, con un coste económico (si bien menor) aparejado, al tratarse de un trámite oficial.

Otro punto a tener en cuenta es que si el propietario del inmueble no paga su hipoteca y se abre un proceso de ejecución, aunque el arrendatario tenga el contrato inscrito en el registro y esté al corriente de pago, puede ser desahuciado igualmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*