edificio de viviendas

Deberes del presidente de una comunidad de vecinos

Muchos de los propietarios de una vivienda en una comunidad no se muestran muy partidarios de ser los presidentes, aunque a veces sea por unos cuantos meses. Hacerse cargo de los problemas que puedan llegar a tener los vecinos es visto por muchos como una responsabilidad excesiva.

Se quiera o no, se deben cumplir con una serie de deberes y obligaciones cuando se asume el cargo de presidente de una comunidad. Muchas personas piensan que es algo que quita mucho tiempo, incluso del propio trabajo, pero no es así; puede ser compatibilizado sin ningún problema.

Además, hay que tener en cuenta que normalmente suele tener la ayuda de un administrador de fincas, quien ofrece su experiencia en cuanto a gestiones con el papeleo, organizar reuniones… pero siempre actuando bajo las indicaciones de la comunidad y también de su presidente. El cargo de presidente puede durar unos meses, si hay acuerdo entre los vecinos, o un año siguiendo la ley. En la última Junta General Ordinaria será cuando se decida quién será el próximo presidente.

¿Qué labores debe cumplir el presidente de la comunidad?

  • Convocar una Junta General Ordinaria al menos una vez al año, cuando sea necesario o cuando lo requiera al menos el 25% de los propietarios o un número de propietarios que sumados sus coeficientes sean un 25% del coeficiente total…
  • Se encarga de la contratación de servicios de carácter urgente y que no pueden ser aplazados por diferentes razones como la labor de un cerrajero, una inundación, problemas en los cuadros eléctricos…
  • Representa a la Comunidad, pudiendo firmar contratos de conserje, pedir una subvención, realizar un contrato de servicio de limpieza… Eso sí, siempre y cuando haya sido aprobado por la junta; el presidente no puede tomar decisiones de manera unilateral.
  • Por otro lado, el presidente de la comunidad tiene la potestad de efectuar diferentes gestiones neutras como por ejemplo conseguir información necesaria para solicitar una subvención.

Como se puede ver, la labor del presidente de una comunidad no es que sea muy esclava y, lo que es más importante para aquellos más reticentes, no es eterna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*