emancipación en extremadura

Crece la tasa de emancipación de los jóvenes de Extremadura

Pese a que la situación sociolaboral no sea precisamente boyante, ni se puede decir que la economía extremeña se haya recuperado plenamente de la crisis global, lo cierto es que los precios más bajos del alquiler y la vivienda en propiedad en la región permiten unos niveles de emancipación de los menores de 30 años superiores a los que se producen en el resto del país.

De acuerdo con el último observatorio de la emancipación, del Consejo de la Juventud de España, el 19,5% de los extremeños menores de 30 años lograron establecerse en una vivienda diferente a la familiar. Estos datos representan un incremento del 10,14% con respecto a un año antes.

Atendiendo a los resultados del análisis del Consejo de la Juventud, “los bajos precios de la vivienda en propiedad y en alquiler en Extremadura” permiten acceder al mercado inmobiliario a los hogares jóvenes, pese a que la capacidad adquisitiva media de los menores de 30 años en la región sea ligeramente inferior a la media nacional.

Según los datos que aporta el CJE, el mercado inmobiliario extremeño (“pese a ser el segundo más permeable de España”) ha notado un repunte de los precios de la vivienda en alquiler y en venta, del 2,8% y del 2,5% respectivamente.

Los hogares jóvenes en Extremadura deberían destinar, de media, el 24% de sus ingresos al pago de la renta de alquiler de un piso, 6 puntos porcentuales por debajo de la tasa máxima tolerable del 30%. La renta media de la vivienda libre en Extremadura es, de acuerdo con el CJE, de 346 euros.

Para los jóvenes asalariados de Extremadura que viven solos, el acceso a un piso en alquiler se sitúa 1,6 puntos porcentuales por encima del nivel de endeudamiento recomendable, que pasa por no destinar más del 30% del sueldo mensual al pago de la vivienda, ya sea en alquiler o en propiedad.

En lo que respecta a la compra de un piso con financiación hipotecaria, el precio máximo que un hogar joven de la región puede permitirse para no destinar más del 30% de los ingresos a pagar la vivienda es de 100.285 euros. En el caso de los asalariados que adquieren una vivienda en solitario, esta cantidad si sitúa en 64.644 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*