consideraciones antes de instalar una piscina en casa

Consideraciones antes de construir una piscina en una vivienda

Una piscina es una de las alternativas más codiciadas para una casa aunque su instalación requiere de una planificación previa. Hay que tener en cuenta muchas cosas que van más allá del modelo, materiales o el precio. Elegir el lugar adecuado, utilizar un modelo prefabricado o hacerla de obra son muchas las alternativas que debemos tener en cuenta.

Un proyecto de piscina debe estar correctamente elaborado por un arquitecto y también aprobado por el Ayuntamiento, por lo que no es nada recomendable que comencemos las obras por nuestra propia cuenta.

Es muy importante que el terreno esté bien nivelado y por ello se hacen estudios geológicos para comprobar si el lugar elegido es rocoso, arenoso o de cualquier otra característica que pueda entorpecer el asentamiento de la futura infraestructura. Asimismo, se debe contar con el espacio suficiente como para que entre bien la pala excavadora o retro pala y que pueda operar en unas buenas condiciones.

El presupuesto debe ser uno de los aspectos más controlados porque no se trata de una obra menor, sino que requiere la participación de varios operarios, maquinaria, necesidad de permisos y seguros, el trabajo de un arquitecto, el estudio geológico… Por ello es muy importante trabajar, siempre que se pueda, con presupuestos cerrados y certificados, con lo que nos ahorraremos cualquier clase de problema que pueda aparecer durante el desarrollo de la obra.

La piscina debe estar en un lugar donde le dé el sol y, a poder ser, bien protegida y alejada de la vista de terceros. También es importante evitar que haya árboles demasiado cercanos, porque sus raíces pueden crecer de manera horizontal y se podría tener un problema en el transcurso de las obras o incluso cuando la piscina estuviese completamente finalizada.

Si hay demasiada vegetación en el lugar donde se va a emplazar la piscina hay que encargarse de eliminarla dado que ésta atrae a insectos, lo que provocará una mayor carga de trabajo en cuanto a limpieza, aumentando el precio de su mantenimiento.

El tamaño también es importante, tanto en longitud como en profundidad ya que, cuanto más grande, más se incrementará el precio.

Para finalizar, tampoco podemos olvidarnos del mantenimiento necesario para la piscina y el uso que le vayamos a dar, si sólo es durante unos meses al año o si la queremos todo el año, por lo que puede que necesitemos cubrirla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*