Consejos para el cuidado de instalaciones de gas domesticas

Consejos para el cuidado de instalaciones de gas domésticas

En nuestro país existen alrededor de 18 millones de viviendas. En el 40% de los pisos en España el gas es la fuente de energía más empleada, especialmente para climatización y agua. Estas instalaciones requieren de un mantenimiento periódico y revisiones de cara a garantizar su perfecto funcionamiento y, asimismo, un menor gasto.

¿Cada cuanto hay que revisar las instalaciones?

En este sentido, desde la Asociación Española del Gas (http://www.sedigas.es/ ) se recomienda que los usuarios que tengan en sus domicilios calderas de gas de más de 70 kW procedan a revisarlas una vez al año, como mínimo. Para los equipos de hasta 70 kW, la Asociación recomienda una revisión bianual.

Para calentadores de 24,4 kW, las inspecciones de mantenimiento también tienen una periodicidad bianual. Hasta esa franja, las inspecciones son quinquenales. Ten en cuenta que, cuando vas a recibir una inspección periódica de tu instalación, la compañía distribuidora te ha de avisar previamente, el operario debe identificarse debidamente, facilitarte un informe con el resultado de la inspección y, lo más importante, has de tener en cuenta que el coste de dicha revisión se incluye en la factura (cuidado, nunca pagues al operario in situ)

¿Conviene dar de baja el gas si mi piso va a estar vacío?

Un ‘clásico’ de las dudas de los propietarios de pisos para alquilar. En general, se puede decir que si vamos a tener la vivienda vacía durante un año o menos no conviene que nos demos de baja del servicio. El reenganche al suministro del gas puede suponer unos 140 euros.

Consejos para cuidar la instalación de gas

Para que tus instalaciones de gas se mantengan en perfecto estado, consuman menos y sean más seguras, estos son algunos de los consejos que podemos darte.

  • Si la vivienda va a estar vacía mucho tiempo, conviene cerrar la llave de paso general.
  • No interrumpir los conductos de evacuación al exterior.
  • No encender llamas y llamar inmediatamente al técnico en caso de percibir olor a gas.
  • Disponer de un conmutador en la cocina.
  • Establecer la temperatura del termostato de la calefacción en 21 grados durante el día.
  • Contar con un buen aislamiento en la casa (ventanas de doble acristalamiento, paredes, …) que evite la pérdida y dispersión exterior del calor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*