comprar un piso

¿Cómo sé si el precio de venta de mi piso es excesivo?

Normalmente, cuando se va a vender una vivienda, el propietario intentará ponerla en el mercado a un precio que le permita maximizar el beneficio, a no ser que  haya consultado a un experto tasador acerca del valor real de su piso y haya puesto en venta el mismo acorde a las indicaciones del profesional.

Aquellas personas que pretender adquirir una vivienda lo saben y puede que consideren que la vivienda en venta es demasiado cara, lo que hará que la propiedad tarde en ser vendida. ¿Cómo puede saber el propietario si ha puesto un precio excesivo a su vivienda?

Puede ser tan fácil como que si la vivienda está en una buena zona y tarda en ser vendida o, simplemente, no se interesa nadie por ella, es posible que realmente tenga un precio alto y al propietario le toque bajar de precio, aunque hay una fórmula para saber si el piso tiene un buen precio o se le han añadido unos cuantos miles de euros más, algo que vale tanto para propietarios como para aquellas personas que quieran comprar una vivienda.

Fórmula para saber si una vivienda en venta es cara o no

Todo depende directamente de lo que se conoce como PER (Price Earnings Ratio). Es un dato muy importante que equivale al número de veces que el precio del alquiler se encuentra contenido dentro del precio de venta o también al número de años en el que el comprador llegaría a tardar en pagar el precio de la vivienda a través del alquiler en las condiciones que hay hoy en día.

En este caso lo que se hace para calcularlo es dividir el precio que se ha puesto a la vivienda entre el alquiler anual que podría conseguirse con ella.

Vamos a un ejemplo más práctico para entenderlo mejor. Pongamos que la vivienda se alquile por 12.000 euros al año, a razón de 1.000 euros al mes y que el precio de la vivienda sea de 240.000 euros; en este caso, el PER sería de 20.

Ahora hay que tener en cuenta que la estabilidad bruta del alquiler de una vivienda en España ronda el 4,5%, en este caso, el PER medio se situaría en 22 años (264 meses) Si la vivienda se encuentra por debajo de esa cifra estaríamos hablando de un buen precio, pero si es superior el precio puesto a la vivienda es alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*