insonorizar casa

¿Cómo insonorizar una vivienda?

Insonorizar una vivienda es algo que nos proporcionará una gran protección acústica y también evitará que los ruidos que podamos hacer molesten a nuestros vecinos. Para ello hay que acometer una obra, porque es necesario colocar material aislante en toda la casa, lo que puede suponer una  gran inversión económica. Eso sí, los resultados son verdaderamente satisfactorios en prácticamente todos los casos.

En todas las casas hay ruidos. Algunos son provocados por los vecinos (gritos, música, televisores a gran volumen…), otros por la propia cubierta del edificio, los extractores de humo del garaje, el cuarto del ascensor… A ello hay que sumarle los ruidos procedentes de la calle, especialmente si se vive en un piso bajo, donde se escuchará el tráfico, los gritos de la gente, sirenas de policía…, por lo que sí será posible pensar en insonorizar la casa.

Una opción asequible para insonorizar en cierta medida la casa, es la utilización de materiales aislantes como corto, fibras minerales o aglomerados de madera así como espuma de poliuretano, lana de roca, etc. Se puede instalar de una manera relativamente fácil y no requiere demasiada obra, aunque a veces los resultados no son los esperados.

Otra buena opción, especialmente si los ruidos proceden de la calle es la instalación de ventanas insonorizadas de doble capa, lo que cumplirá con dos claros objetivos, el de aislarnos acústicamente y evitar que se escape el calor de la habitación.

Paredes, suelos y techo

Si los ruidos proceden de dentro del edificio, la solución es preparar bien tanto paredes como suelos y techos, algo que requiere de cierta inversión y obra, aunque antes siempre hay que hacer un estudio pertinente. En ocasiones tras las paredes hay cámaras de aire, las cuales pueden ser rellenadas con un material que suele ser espuma acústica alta densidad, con lo que se reducen notablemente los ruidos. Otra opción es la creación de una doble pared instalando placas de pladur y rellenando la cámara de materiales aislantes.

El aislamiento del techo se realiza mediante la colocación de techo flotante con un soporte elástico, cámara de aire con material denso absorbente y el pladur. Cuanta más distancia haya entre el forjado y el techo mayor será el aislamiento. Los suelos se aíslan de manera flotante y se consigue colocando capas de madera de alta densidad.

Si no se puede acometer obra por cuestiones económicas,  otro remedio puede ser forrar las paredes de telas gruesas o colocando corcho, aunque, como dijimos, los resultados dejan bastante que desear.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*