mercado de alquiler de pisos en extremadura

Consejos antes de irte de tu piso de alquiler

Muchas son las circunstancias vitales y personales que nos pueden llevar a tener que abandonar el piso donde vivimos de alquiler: un trabajo en otra ciudad/zona; cambios en nuestra situación sentimental; necesidades de espacio o movilidad…

Antes de dejar tu vivienda de alquiler hay una serie de consideraciones que debes contemplar. Hoy te las mostramos.

Consejos antes de irte de tu piso de alquiler

Aunque sólo sea por mera deferencia y consideración con tu casero, no puedes dejar tu piso de alquiler de la noche a la mañana y sin previo aviso. En la medida de lo posible has de tener tacto y, asimismo, saber lo que has firmado en el contrato.

  • Revisa lo pactado: En efecto, siempre que firmamos un contrato de alquiler nos fijamos, casi exclusivamente, en cuestiones como el precio, las fianzas, normas de uso… y, sin embargo, nunca atendemos a si hay cláusulas relativas a la permanencia. De acuerdo con la Ley de Arrendamientos Urbanos, si el contrato no especifica nada acerca de la duración, ésta es de seis meses.
  • Avisa con antelación: Si vas a irte de un piso de alquiler, debes avisar a tu casero con 30 días de antelación como mínimo. Con la ley en la mano, si no avisas con el tiempo suficiente, el propietario que te alquila la vivienda podría exigirte una mensualidad adicional.
  • Constancia del aviso: Este punto conecta con el anterior. Es necesario o, al menos, muy recomendable que no sólo haya constancia de palabra de que has avisado al propietario de que vas a dejar el piso. Notifícaselo también por mail, carta certificada o cualquier otro medio en el que quede constancia de que has avisado de tu marcha y, muy importante, de la fecha en la que lo has hecho.
  • Indemnización: En caso de que se haya especificado la duración del contrato de arrendamiento y ésta no se cumple, la indemnización será de un mes de alquiler por cada año del mismo que no se vaya a cumplir íntegramente.

En lo referente a fianzas, es esencial que, cuando entres en el piso, compruebes el menaje, mobiliario y equipos del mismo (siempre que no se explicite un inventario). A ser posible, haz un ‘reportaje’ fotográfico o en vídeo, de manera que quede constancia de cómo estaba cada rincón del piso a tu llegada y cómo se queda al marchar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*