pros y contras del alquiler de un piso por habitaciones

Características del alquiler por habitaciones

Alquilar una o más habitaciones de una misma vivienda es algo más normal de lo que pudiéramos llegar a pensar y, en muchos casos, el propietario puede ganar más dinero en este aspecto que si alquila la casa completa. Pese a todo hay que tener en cuenta una serie de características, como por ejemplo que en este caso el contrato no se regula por la Ley de Arrendamientos Urbanos sino por el Código Civil.

Esto se debe a que se está alquilando una parte de la vivienda, por lo que el alquiler de una habitación no se encuentra amparado dentro del marco de garantías que establece la LAU para el arrendador y para el arrendatario.

En este caso, el propietario debe hacer un contrato para cada uno de sus inquilinos y la duración del mismo es el que establezcan ambas partes y, en este caso, no existe el sistema de prórrogas obligatorias, siendo lo más normal que se fije por la duración del periodo lectivo en caso de tratarse de estudiantes.

Un alquiler de habitaciones debe realizarse en una vivienda completamente amueblada y funcional, por lo que debe establecerse una relación del mobiliario de las zonas comunes y también de la habitación que se alquila, además de reflejar normas sobre el uso de las zonas comunes.

Ventajas de alquilar un piso por habitaciones

  • Se puede sacar más rentabilidad que alquilando el piso completo.
  • No hay que ceñirse obligatoriamente a los plazos y condiciones que establece la LAU.
  • Es una buena manera de no comprometerse durante años si no interesa tener inquilinos de larga duración.
  • Hay menos morosidad entre los inquilinos de habitaciones

Inconvenientes de alquilar un piso por habitaciones

  • Como en muchos casos el alquiler se hace a estudiantes, cuando se acaba el periodo lectivo, el propietario tendrá unos meses en los que no tendrá alquiladas las habitaciones.
  • Normalmente los inquilinos son personas que no se conocen entre ellas y a veces puede haber problemas de convivencia, lo que hará que el propietario sea quien tiene que mediar en esta clase de problemas.
  • Alquilar por habitaciones es más inestable que alquilar la vivienda entera y puede ser tedioso el continuo ir y venir de los inquilinos, por lo que el propietario debe estar muy pendiente de todo ello.
  • En este caso, el alquiler al estar regulado por el Código Civil, ni el arrendatario ni el inquilino tienen ninguna garantía de las que se recogen en la LAU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*